Come menos carne

¿Lo sabías?
Las industrias cárnicas y lácteas son una de las mayores industrias contaminantes del mundo. Evitar la carne y los productos lácteos es la mejor manera de reducir tu impacto ambiental en el planeta. Las investigaciones demuestran que, sin el consumo de carne y productos lácteos, el uso de tierras de cultivo en todo el mundo podría reducirse en más de un 75% y seguir alimentando al mundo. Mientras que la carne y los productos lácteos proporcionan sólo el 18% de las calorías y el 37% de las proteínas, utilizan la gran mayoría – el 83% – de las tierras de cultivo y producen el 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura.

Si eres un gran consumidor de carne, trata de reducir tu consumo poco a poco. ¿Por qué no probar un día sin carne cada semana, por ejemplo? ¡Este podría ser el primer paso!

Si ya consumes muy poca carne, trata de reducir aún más y encuentra maneras de reemplazar la carne en tu dieta.

Cambia tu dieta progresivamente y verás, ¡hay muchas recetas que no requieren carne! Es sólo cuestión de intentarlo. ¡El impacto en el medio ambiente será enorme!
¡Fácil!